Español

8va. Fiesta Internacional de Biodanza

En nombre del Amor „Crecimiento y Floración – confiando en la abundancia de dones desbordantes“ 

Pentecostés,  del 18 al 21 de Mayo de 2018

Viernes 18.5.2018, 5:00 pm Hasta el Lunes, 21.5.2018, 3:00 pm

Con Directores de Escuelas de Biodanza venidos de diversos países de nuestra amada Tierra:

Claire Lewis, Escocia

Tuco Nogales, España

Augusto Madalena, España

Rakel Ampudia, España

Carlos Orellana, España

Marcelo Toro, España

Cordula Bruch, Alemania, Organizadora

Birgit Mutze, Alemania, Organizadora

Hildegard Peñaloza, Alemania, Organizadora

En la casa de Seminarios Marah, en Rahden, Alemania

Más información y costos en www.biodanza-fest.de

De corazón sean bienvenidos a la 8va. Fiesta internacional de Biodanza.

Los pueblos indígenas tienen la convicción firme de la tierra como parturienta de la vida y por tanto como madre generosa y fructífera. Esta visión forma la base para una relación de respeto y veneración frente a la vida (Leonardo Boff).

De la misma manera que una madre pone todo su amor a disposición de sus hijos mientras éstos lo necesiten, así la abundancia de la tierra para la vida recae sobre y dentro de la tierra misma. La abundancia es un principio homeostático que no pasa facturas.

Hoy la humanidad persigue un estilo de vida arrogante que no cuenta más con este principio homeostático.

Si queremos sinceramente vivir en el flujo de la abundancia naturalmente tenemos que estar dispuestos a dejar fluir esa abundancia desde nosotros mismos hacia afuera, con la misma generosidad y compromiso de dar como a bien estamos dispuestos a recibir.

Vamos a deslindar claramente abundancia de explotación. En la abundancia no hay fronteras, perjudicados ni privilegiados… el principio de abundancia es  un flujo de crecimiento y floración.

La confianza en la abundancia no se basa en saber que en el afuera hay suficiente para mi para ir a buscar, sino que se basa más bien en la sabiduría de que yo misma soy la tierra, madre, padre, hija, semilla, flor, fruto. Nuestra semilla genera vida, nuestros dones nutren el mundo, nuestro amor genera sentido.

Confiar en la abundancia solo puede significar librarme del miedo a la carencia, de la envidia y de las ansias de reconocimiento, además de que todo aquello que es esencial en mi vida sea puesto desde mi fuente interna a disposición de la vida, entregarme, ser parte del eterno fluir de la abundancia.

Así soy fértil y próspera, porque confío en la vida.

Nuevamente vamos a celebrar una fiesta en la que nuestra confianza en este principio amoroso podrá fortalecerse, juntos, unos con otros, entremezclados.

De Ustedes

Cordula, Birgit, Hildegard